Síguenos
envío rápido
Preparamos tu
pedido en 48H
PAGO SEGURO
100% seguro
Tarjeta Bancaria
PayPal
Servicio cliente
¿Necesitas ayuda?
¡Ponte en contacto con nosotros!

la miel


EL TRABAJO DE LAS ABEJAS

_

En el momento del forrajeo, la abeja llena su buche de néctar floral, mezcla de 80 % de agua y del 20 % de azúcar secretado por las flores para atraer los insectos polinizadores. Una vez de vuelta a la colmena, el valioso líquido es tratado por otras obreras que lo enriquecen en enzimas, y por las abejas ventiladoras que disminuyem su tasa de humedad batiendo constantemente las alas. Almacenan la última gota en un alveolo donde la futura miel continúa su maduración. Cuando no contiene más que el 20 % de agua, las abejas cierran la célula con una película fina de cera: es la operculación. Las abejas constituyen así su reserva de alimento para cada invierno.

EL TRABAJO DEL APICULTOR

_

Cuando los marcos están llenos y cuando las secciones están bien operculadas, el apicultor los trae a la mielería para desopercular y extraer la miel mediante fuerza centrífuga. Después filtra la miel para eliminar sus impurezas y la deja madurar algunos días.

El apicultor jamás toca la miel contenida en los alveolos que rodean la cresa, porque es fundamental para la alimentación de las larvas.


UNA COMPOSICIÓN ÚNICA

_

La miel parece un producto simple, pero en realidad ¡contiene más de 200 elementos! Es un producto el 100 % natural cuya perfecta sinergia entre estos 200 elementos, es absolutamente imposible de recrear artificialmente.

Así como su composición depende de flores de las que se deriva, cada miel es única, pero aporta en proporciones diferentes azúcares (principalmente glucosa y fructosa), vitaminas, minerales y oligoelementos (magnesio, calcio, fósforo, hierro, zinc).



UN PRODUCTO MUY INTERESANTE EN EL USO COTIDIANO

_

Presente en nuestra cosmética

La miel es reconocida por sus propiedades hidratantes - debido a su gran contenido en agua floral-, vigorizantes, antioxidantes y cicatrizantes. Por su concentración en flavonoïdes, protege del envejecimiento cutáneo y favorece la eliminación de los radicales libres. La miel es también extremadamente alimenticia, gracias a su concentración en minerales y vitaminas, comenzando con las del grupo B, indispensables para nuestra epidermis.

En nuestra alimentación diaria

La miel es el elemento energético perfecto. Posee propiedades probióticas, antibacterianas y antioxidantes. La mezcla miel / aceites esenciales es una asociación terapéutica extraordinaria utilizada en medicina natural, siendo la miel un vector ideal para la asimilación de los aceites esenciales dentro del organismo.